sábado, mayo 06, 2006

El Pulover rayado

El Pulover rayado

6.00 AM. Suena el gallito de mi despertador y a continuación, Xavito, lo conecta con la radio que ya está sintonizada con la Cadena Ser.

Mis oídos, que tienen tantas legañas como mis ojos, lo único que logran descifrar entre muchas palabras es: “El del sweter a rayas”. Creo saber de que se trata, pero sigo durmiendo.

6.51 AM. Sobresaltada me despierto, Xavito enroscado en las sábanas, un fondo sutil de su ronquido suave y habitual; mis piernas se piden permiso para saltar de la cama. Otra vez se hizo tarde, otra vez llegaré a la oficina sin haberme peinado.

7.05 AM. Subo a mi coche, se enciende automáticamente la radio, también en la 91.2 FM, que se queda del día anterior, cuando por la tarde, vengo escuchando las tertulias de “La Ventana”. Pongo primera y vuelvo a escuchar la frase “El del sweter a rayas”; ahí caí en cuenta, ya podía pensar. Evo en boca de todos, pero por qué no le llamaban Evo, por qué tenían que referirse a una persona por su manera de vestir en lugar de hacerlo por su nombre.

¿Esto de “Llamar a las cosas por su nombre” se perdió?. ¿Un hombre que logra que por primera vez en la historia, que la palabra Bolivia se escuche más de dos veces al día en los medios de comunicación de todo el mundo, puede ser referido por un pulóver y no por su nombre?.

Me parece que tenemos miedo que sea verdad que las apariencias engañan y al final pueda la inteligencia sobre las boutiques. Que los que ahora venden verduras con una manta, mañana nos digan:

- deme un kilo de cebollas.

Esto me encanta, de verdad se los digo blogueros míos, iba en el coche y se me escapaban las sonrisas, pensaba que ahora tenemos un mundo de personalidades marcadas por la in-vestidura, como diría Jesulín, en dos palabras.
Ahora solo mencionaré tres de las tantas que tenemos pululando por el mercado textil y alrededores.

Personalidad Tous: Es gente Wow, Súper Chachi, o sea, y un poco “jo”, también, por lo tanto es gente que vale la pena, lleva el osito hasta en la médula. Ya veremos, cuando se ponga de moda el osito de oro para diente postizo. Ahí los quiero ver. Por ahora, gente guay.

Personalidad Polo: Discretos, excepto cuando la marca la llevan en el pecho tipo pancarta. Elegantes, altamente sociables, ¿o de la alta sociedad?, bueno, no lo tengo muy claro, ustedes sabrán perdonarme, no suelo llevar Polo.

Personalidad Mercadillo: Hortera, maleante, gente sin roce. ¿Es que nadie sabe que los mejores calcetines a rayas los venden en el mercado?. Da igual, es gente ignorante y de bajo nivel.

Cuándo será el día que se deje de catalogar a la gente por la tela que lo cubre y se comience a diferenciar por el cerebro que esconde.

7.30 AM. Llego a la oficina, me bajo del coche, me cuelgo mi bolso de Tous, me paso la mano por el pelo y me integro,.Guardo mi pensamiento, saco mi frivolidad y camino desenfadada hacia mi silla marrón con rueditas.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡hola verito !
lindo articulo , me gusto mucho , te escribo siempre no se si te llegan mis emails ...
un besote gigante de un amigo que te recuerda siempre con mucho cariño .
Mrcelo Rmano
" honrando palabras"
Salta-Agentina
www.locurapoetica.com

carol blenk dijo...

Estupendo el post! Me ha encantado leerlo, gracias por escribir cosas así, a veces son necesarias :)

Lo de las personalidades ha sido genial, jaja. No te imaginas cuantas personalidades tous veo al cabo del día...

Un beso, muacks