sábado, agosto 29, 2009

Complicidad

Aquí estamos, disfrutando de los últimos días de vacaciones, recordando y generando nuevos y buenos recuerdos.

Ayer se fue Dany para Madrid. Con él pasamos quince días estupendos, los dientes a la vista en todo momento, como siempre, inunda la casa de alegría, la deja impregnada de anécdotas y se vá, pero nos quedamos con un sabor a quiero más el año que viene. Hace muy bien su trabajo de amigo, no descuida detalles, pone su sello de pasaporte en nuestro corazón y deja el billete abierto hasta la próxima.

Nuestra visita a Praga, un regalo de Dany y de Ramiro, superó mis expectativas ampliamente, había visto documentales, fotos y navegado por internet, pero les puedo asegurar que el vivo y directo te dejan perplejo. Una sinfonía constante ahí por donde vas, cuerdas, vientos, percusiones y un sinfín de instrumentos musicales endulzando los paseos, armonizando las cenas y tranquilizando los paseos en barco. Nosotros acudimos a un concierto benéfico en la Catedral de San Clemente, justito frente a nuestro hotel, al ladito del Puente Carlos, donde el maestro Igor Lecian y sus músicos nos deleitaron hasta las lágrimas ejecutando a Vivaldi, Bach, Mozart, Albinoni, Smetana, Tchaikovsky y Dvorák

Un Mix de idiomas me atrajo enormemente, es en esos sitios donde se puede chupar cultura, donde la mente se abre y quiere guardar información. Un gran guiso de caras, vestimentas, expresiones, muecas que me comí y aún estoy digiriendo. Hemos conocido bastante y nos quedamos con ganas de más Castillo, más Barrio Judío, más conciertos, más risas, más Puente Carlos, más bares y restaurantes, MAS PRAGA.

Luego otra vez a casa, a nuestro Mediterráneo, a pasar horas dentro del agua charlando de la vida, haciendo grandes y casi utópicos negocios, proyectando nuevos viajes, y prometiéndonos perder 20 kilos para el año que viene.


En fin, como dice Sabini: "una maravilla, okeeei??".



video

viernes, agosto 14, 2009

Temporada Estival, allá vamos!!!!


Estoy ansiosa... por qué negarlo, lo estoy.


Mañana viene mi amigo Dany desde Buenos Aires y la emoción y las ganas de darle un abrazo han llegado y están en modo standby hasta dentro de unas horas.


El año pasado vino también, pero ese recuerdo ya casi lo tengo en el disco duro junto con las fotos de la Lombardía. Necesito cargar pilas Bonaerenses, escuchar alguien que me diga "boluda" con una tonada recién llegada de la Capi, que digo "alguien", necesito que Dany me diga boluda, forra y todas esas cosas que me dice y no me ofenden, ¿soy mazoquista?.


Este año nos iremos unos días a Praga, Dany nos ha regalado el viaje de la "no boda" ya que dice que siempre estamos prometiendo y nunca nos casamos, de algo sirvió, al menos sé que para cuando decidamos entrar en estado marital ya tenemos otro viaje en el bolsillo, je je.


He dejado el coche como recién sacadito de la agencia, lo llevé a Lavados Nicol, huele a jazmines del país con almizcle, una combinación exquisita que al pasar por la gasolinera y fusionarse con combustible me generan una especie de orgasmo aromoterápico. Genial.


Tengo mucho que hacer, cuando salga del trabajo tengo que ir rauda para el Carrefour, esta vez me tendrá que perdonar el Mercadona pero la ocasión lo merece y necesito surtirme de tentenpiés variaditos ya que Dany me hizo una lista de lo que quiere a su llegada. No pueden faltar los tocinos del cielo, el jamoncito curado, la tortilla de patatas, unos champignones al queso que mi Xavito diseña con paciencia de gurmet; tampoco dejaremos faltar la coca cola Zero, "la bollería española" tal y como lo dice mi amigo, LA PAELLA y un listón que no enumeraré hasta el final porque le haría publicidad a todas las marcas alimenticias del país. Después del Carrefour voy a casa, haré la descarga y subiré los cinco pisos por las escaleras con la compra, depositaré todo en su sitio y luego de ponerme básicamente en pelotas, comenzaré la clase de Nintendo con mi suegra La Paquita, que ha venido exclusivamente ha recoger el premio y la clase incluída en el paquete.


Mi Xavito se ha encargado de la refrescada del hogar así que esa materia ya está más que aprobada. Nada, ya les iré contando como van las vacaciones 2009.



jueves, agosto 13, 2009

Nintendo por dos.


Alaaa con las maquinitas!!!!.


Ayer, después de mi intensa y no intensiva jornada laboral, me fuí a mi segundo hogar (tal y como lo dice mi Xavito), El Corte Inglés. Debo recalcar que esta vez no iba con la intención de cargarme de perfumes, gloss y cremas que no usaré. No. Esta vez iba con un objetivo claro, nunca tan claro, juguetes para las abuelas de mis perros. Sendas Nintendos, color nieve, impecables, preparadas para conservar como nuevos los cerebros de "La Olguita" y "La Paqui".


La idea surgió porque el domingo llegó Paquita (la mamá de mi Xavito) a casa con un problema de electrónica altamente complicado: El Sudoku de los chinos que Papá Noel le plantó hace tres años en el árbol, ya no le responde a pilas nuevas, según ella "las flechitas me sen van", así que en reunión conyugal decidimos sorprenderla con una consola y por carácter transitivo, La Olguita (mi mamá) también se hace merecedora del juguete.


Así que me fuí decidida y las compré, logicamente con el brain training incluído, y cuando llegué a casa, en la bolsa, me habían puesto una caja con una Wii play, que yo no había pedido, ni pagado, motivo por el cual llamé raudamente al gran almacén y les dije que no padecieran por la falta en el stock porque el trofeo lo tenía yo. No los ví demasiado entusiasmados, pero me tomaron nota del nombre y teléfono para tenerme controlada.


Las he configurado, las tengo listas para entregar y enseñar ya que el regalo viene con las clases incluídas. A la pregunta "¿Quieres una Nintendo?", en el caso de mi mamá es "Siiiiiiiiiiii", sin saber ni lo que es, jejejej, esa es mi mami; y en el de la Paquita la peluquera, "Noooooo, ¡¡¡¡no maclariré!!!!", y al rato, "valeeeeee, está beee".


En el momento de casi salir del Corte Inglés me encontré con mi amigo Ramón y su niño Tomás en la librería, intentando comprarse el libro "Por qué no soy Cristiano", se vé que se está planteando tomar la comunión o algo por el estilo. En realidad es una gran elección porque es de un gran pensador clásico (Bertrand Rusell). Yo estaba con mi bolsita a tope de libros para que las vacaciones de mi niño sean más amenas: Sobre héroes y tumbas, Ernesto Sábato; Crónica del pájaro que dá la cuerda al mundo, Haruki Murakami; Permiso para vivir, Bryce Echenique; Ronda del Guinardó, Juan Marcé y El general en su laberinto, Gabriel García Marquez, ya tiene para cinco días, es un monstruo literario, engulle páginas y las saborea mientras le pasan las mañanas y las tardes en una terraza que lo cobija y una tumbona que lo columpia.


Esto es parte del revuelto de paella y dulce de leche en el que Xavito y yo nos divertimos día a día y del que consumimos felicidad a granel. Que no pare. Amén.



lunes, febrero 16, 2009

Atardeceres

He escrito sobre atardeceres, me apetecía...

1.- Y tu mirada miel se posó allí, donde la penumbra se eclipsa con la luz, magnifica la congoja y la mezcla con algarabía, allí dejaste tus ojos ámbar, con la esperanza de que el amanecer te devolviera la confianza que habías escondido en algún rincón oscuro de tu cuerpo…
Piensas en él, y el último rayo de sol te toca, como la varita del cuento de hadas que tu padre te narraba en las noches de miedo, y dice que sí, que puedes volver a casa. Este atardecer ha despegado de tí la niebla gélida de tu pensamiento y te ha regresado al amor.


2.-Volabas imaginando que todo podía ser de otra manera, esa chispa de luz que aún quedaba en tu cielo irradiaba en tu alma y la hacía especular con un “otra vez” en aquel lugar donde sonó el chelo y las mariposas precipitaban sus alas en tu vientre. Aquella vez fuiste feliz, mujer, hija, madre y amiga, aquella vez el carmín de tus labios se fugó una y otra vez, ese mismo rojo furioso que tienes ahora reflejado en tu blusa de seda y se parece a los vestigios de amor que dejabas en el cuello de su camisa.
Un atardecer más. Un pensamiento más y allí te despides ofreciendo a éste atardecer un concierto de lágrimas agitadas por tus manos para que nadie te vea. Un atardecer más.


3.- Simulabas historias de amor en la arena, con el índice, mientras la caída del sol te regalaba sus últimos minutos, y reías en soledad mientras esperabas que llegara a abrigarte la espalda con sus brazos. Un lazo de tu melena caía rizado y se apoyaba en la mejilla sonrojada por los pensamientos de la espera. Allí rondabas los pies descalzos, duendes azules friolentos, curiosos de la frescura del mediterráneo en el mes de julio. Una búsqueda, un encuentro, sabor a salpicaduras de sal mezclado con caramelo de eucalipto. Volaste por el aire en sus brazos, mareada, le pediste que no dejara de hacerlo. Atardece y ya no hay temor, sus manos como nidos no te sueltan y juramentan millones de despedidas del sol, juntos.



4.- ¿Y a quién le cuento yo mis ilusiones si estoy sola en un atardecer de domingo?. Camino por el Puerto del Grao de Castellón, cae la tarde en mis hombros y me pesa, me discuto entre ver la película que ayudará a mis ojos a desahogarse de ese naufragar disimulado para no demostrar debilidad, y dejarme viajar con la mirada hacia los veleros que me hacen recordarte. Es domingo y tengo cientos de fantasías que buscan salir de mis labios para quien me quiera escuchar. No, no es a cualquiera, es a ti, a tus oídos, los que recogían mis pensamientos como aquel libro diario rosado que dejé de escribir desde que escuché tu voz por primera vez. Un oboe, sonaste en la caja de mi cuerpo como ese instrumento, diste un soplo y me quitaste el polvo que yacía en mi anatomía para no volver a instalarse; hasta hoy, sí, hasta hoy marinero maldito que has decidido que no pueda revelarte mis ilusiones en este atardecer de domingo.



5.- Se va perdiendo entre las nubes pomposas, como si fueran edredones que lo cobijan por la noche indecisa en aparecer. Sol, que me hace arrugar el seño con un doble guiño de ojos mientras mi espalda se deja abandonada a la salud de tus piernas. Me columpio hacia la derecha, hacia la izquierda y quedo hipnotizada de cuerpo sin pensar en nada. Es el momento, éste, el que me garantiza tu compañía hasta cuando queramos, este crepúsculo fotografiado por mis retinas para no olvidar el deleite de sensaciones agradables. Y tu camiseta blanca quitándole la respiración a mi piel oscura, sedienta de más ocasos como éste, apretuja fuerte y me cuenta secretos. Un pañuelo violeta que rodea mi cuello se enamora del último color de la tarde, hace calor pero es invierno, entonces nos vamos, el tacto de nuestras manos nos avisa el próximo paso: otro atardecer haciendo el amor.

domingo, febrero 15, 2009

El Boom Facebook en casa Vaguitos

Ya casi ni recordaba las claves para acceder a la creación de entradas de post del Chocolatina Blog, pero para quedar bien, diré, hay cosas que nunca se olvidan. En fin, aquí estoy nuevamente, y no diré que este post sea una promesa de continuidad, pero me gustaría no ser tan inconstante y abandónica.
Lo saben, Facebook me ha abducido, estoy inmersa en un espacio de espacios donde cantidad de gente de millones de gustos y colores comentan su estado, te pintan las paredes de tu casa con graffitis en los que te escriben lo que tienen ganas.
Es algo así como un refugio donde pides opiniones y las tienes, te gusten o no, quieres peloteo (que te chupen las medias, para los lectores argentinos) y ahí está, pides mimos y alguna línea de cariño aparece. Me gusta Facebook, te conectas con los que quieres con mensajes cortos, ya no tengo los típicos reproches de "no me envíes emails masivos, envíame uno personal!!!". Ahora con unas brevísimas palabras puedo decir a quienes no tengo cerca por algún motivo: "ey!!! que te recuerdo!!!".
Bueno, pasaba por aquí y me dije: "tengo que dar explicaciones" y aquí estoy, mi Facebook está actualizado y pueden pasar por ahí cuando quieran, aunque intentaré no abandonar el blog.