lunes, agosto 25, 2008

Mi primo el alto.

Edgardito, un grande, pero no por su tamaño, una criatura adorable de casi dos metros. Es mi primo, el hijo de mi tía Lidia, mi madrina, la que cocina la tarta de chauchas que más me gusta cuando en navidad la mesa llena de platos de todos colores y variedades.
Siempre fuimos primos de las fiestas, pero cada fiesta con él era una sorpresa.Tenemos una prima, Analía, que de pequeños era la reina de la fiesta, la que recitaba poesías con voz de niña adulta, en castellano y en inglés, la que cantaba con voz de Shirley Temple todas las canciones de moda y las populares. Claro, todos queríamos ser protagonistas en esas fiestas y parecer un poco artístas también, entonces él, en una de esas fiestas de mesas largas, cuando la gran artísta amenizaba a todas las tías, se clavó en el centro de la mesa y comenzó a cantar a los gritos, Camelia, Camelia, Cameliaaa, Camelia de mi corazónnnnnnnnnn.

A medida que crecimos siempre esperabamos sus chistes, sus salidas humorísticas y originales, una vez hasta mató a una alfombra y cantó un tango en plena calle el fin de año del 2000.

Ahora que estamos más grandes, tuvimos que soportar una serie de experiencias traumáticas que han sido menos agudas para mí gracias a él, cuando tuve que ir corriendo a Buenos Aires porque mi papá estaba a punto de mudarse a un piso en las nubes, mi primo Edgardito se ocupó de todos los detalles, me hizo sentir apoyada sin saberlo desde 12000 km.

Es un gigante entrañable, un anónimo porque quiere y un popular para los que lo quieren. Este es una pequeña cajita de bombones entre una montaña de choclate que el me regala sin saberlo.


domingo, agosto 24, 2008

Día de playa!!!!!!!



Lo previsto. Hoy es un día de playa estupendo, creo que hoy será el día en que me lleve el mate a la playa por la tarde. Le contaba a mi Xavito que en las playas argentinas se acostumbra a llevar el termo, el mate y todos los accesorios, es un elemento más importante que la sombrilla si se me permite decir.
La cuestión es que mi chico está bastante enojado con la gente de Benicassim, hoy se quiere ir a vivir a Fredes o a un sitio donde no esté rodeado por la estupidez, porque ayer, mientras paseaba a los perritos por la playa (a las siete de la mañana), vino un policía a pedirle el nombre porque lo habían denunciado. Eso es un tema del que prefiero no hablar porque sé que me iría de boca, entonces mejor dejarlo así y continuar con el relato.
Quiere que nos montemos una granja y que tengamos más animalitos, me seduce la idea, pero no quiero trabajar en la tierra, ni en el chiquero, ni en el gallinero, con lo bien que estoy yo con mi culo en el sillón marrón mirando la pantalla todo el día.
Así es, a mis casi cuarenta años convertirme en una Heidi por tres gilipichis que no saben convivir con seres que tienen la inteligencia que ellos no consiguen ni en rebajas, eso sí que no. Los perros por su naturaleza social entienden la estructura social y las obligaciones y a menudo aprenden rápidamente cómo comportarse con otros miembros del grupo. Pero los humanos, ¿qué me dicen de estos tres que espían por la ventana de su casa (ilegal) a pié de playa y llaman a la policía para fastidiar?. Pienso que esa gente es de la que tiene su perrito de raza por estatus, lo pasea la mucama y que si lo tienen que pasear ellos dejan la mierda tirada en la calle. En fin, se amargan con la felicidad de los otros, esos nunca bajarán a la playa.
Bueno, al final me desahogué, les dije que no quería, pero bueno, después de todo el blog es mío y escribo lo que pienso.

sábado, agosto 23, 2008

Algunas de las cosas que me gustan...


Y la dieta???



Para los que después de leer lo de la cena mexicana me han preguntado si la dieta continúa, les digo SÍ, no claudicaré, seguiré sumergida en el mundo de las manzanas, tomates y melones, pero debo reconoces que ayer cayeron dos fajitas, unos bocados de chile con carne y choricitos con frijoles, pero... hoy tomates y melón.

Gracias por las preocupaciones, jejejeje

Tormenta de agosto

Pero ¿quién dijo que se acaba el verano?, una tormenta no es el fin señores, yo todavía puedo oler a aceite de coco, a gofres y a pescadito frito. Mi abuela decía: "un resbalón no es caída", por lo que mi conclusión es, una tormenta no es invierno.

Hablando de tormenta, ¡qué susto me pegué ayer!. Estaba disfrutando de mi viaje de viernes del trabajo a casa, con la cadena ser de fondo comentando el partido de basquet, un poco mirando el mar, otro rato escuchando y de pronto, un simbronazooo, ¿¿¿terremoto???, nooo, me estaban vaciando una piscina arriba de mi coche. Bueno, esa era la sensación, pero no conforme con ello, de pronto escucho crack crack crack sobre mi C2 granate. Un cocktel de granizo y agua que me quitó la visibilidad por completo, literalmente no veía nada.

Decidí estacionar y esperar que pare un poquito, tenía una especie de compañero que me tomó como guía, yo paré y el también, cuando decidí que ya podía salir, él también, le inspiré confianza parece. Eso es bueno, en casos de caos la gente incorpora el sentimiento de hermandad en un chasquido y se transforma en ser solidario. Menos la fulana que en el paso de cebra mi miró y sin saber si mi pié se apoyaría en el freno le dijo a su marido: "No para la hija de putaaaa". Gran error por parte de la señora, además de decirle con mi mirada y con mi pie "¿vos no vés que estoy frenando boluda?", me hubiera gustado decirle que en estos casos, ella sólo se mojaba, y yo si paraba mucho el coche corría el riesgo de no poder arrancarlo porque se le moja el delco y olvidate del auto por un tiempo, pero bueno, no gasté más de lo que mis energías positivas quisieron y seguí caminito para mi casa ya que mi xavito me esperaba para irnos a casa de Javier y Varvara (vilavellero y rusa) que nos estaban esperando porque organizamos una cena mexicana en su casa. Cabe aclarar que la cocina estuvo a cargo de los vaguitos y nos quedó especialmente buena y suculenta.
Llegué a casa y mi Xavito había grabado un vídeo de la tormenta, dejo constancia.



video

jueves, agosto 21, 2008

My tabletita




De verdad que el tema es más complicado de lo que me imaginaba, hace diez minutos que he conectado la tableta gráfica, que el Sr. England Cut (corte inglés) me ha proporcionado luego de entregarle voluntariamente cuarenta euricos o chocorocks, como más les guste.

Se preguntarán seguramente, para ¿qué quiere esta un aparato de esos?, pues yo me hago la misma pregunta, pero aún no puedo contestarme, es un caprichito loco que le llaman.

Aquí está, se las presento, la wacom bamboo one, la que me dará miles de satisfacciones jejeje, y le dará forma a mi logo que quiero montar mi marca en breve y quiero hacer mi propio diseño...

lunes, agosto 18, 2008

De nuevo a la escuela...

¿Qué les voy a contar?

Aquí me tienen sentada en mi sillón marrón con rueditas, ese que abandoné por quince maravillosos días y que me esperó tal cual lo dejé, no ha sido igual con mis bolis, que siempre que me voy, ya que me gusta comprarlos de colorcitos y formatos extraños, son ideales para ser sustraídos, y desaparecen. Así fue, estoy escribiendo con un boli que quién sabe cuál es la fecha de compra, es de esos que el albarán estará de color amarillo.

Nada, segunda quincena de agosto y esto se mueve poco, por suerte, como la mayoría de mis compis está de vacaciones, la cosa es variadita y entretenida, pero ya les digo, mi tumbona roja me gusta mucho más que este sillón y la brisa del mar es un poco más placentera que el ruido constante del aire acondicionado.

Me iré a comer a casa, mi Xavito me está esperando con alguna ensaladita de los tomates del huerto de la Paqui, mi suegra, que están carnosos, jugosos y sabrosos, osos osos, y alguna cosilla más de su culinaria.

Ya he vuelto, lo dicho, he comido los tomatitos y me he tirado en el sofá media horita, qué placer, con un almohadón en la panza y arriba a mi perrito Diego haciéndome compañía. A las tres un despertar a besos increíble que me dio alegría para agarrar un café granizado del congelador y salir nuevamente para trabajar.

Nada traumático, todo superable…

domingo, agosto 17, 2008

Otra vez de fiesta


Pues sí, es difícil de creer pero Los Vaguitos han tenido un segundo día de fiesta consecutivo. Nuestros queridísimos y muy celosos amigos, Los Príncipes (Maruja y Rabón) nos han hecho el honor y hemos pasado una velada agradable y divertida muy a pesar de Benicassim. Nuestro pueblo se ha convertido en aburrido y sin encanto a la hora de la fiesta.


Demás está decir que nosotros la fiesta la llevamos en los bolsos y la sacamos cuando queremos, peroooooo... nos faltan esas mesas ocupando la calle, ese espíritu de peña y de fiesta local que es lo que ahora se añora. Así y todo las risas no han faltado y la compañía de los príncipes, siempre, siempre es la mejor.


Hemos estado tomando cervecitas en el Gambrinus, palabra muy difícil de pronunciar para Merchitas, y luego nos fuimos a cenar al Nou Café, nuestro lugar. Bocatas de variados nombres y colores, ensalada, y patatas fritas con queso.


Por supuesto que hemos tomado muestras de los hechos y ahí van para todos ustedes...




video


sábado, agosto 16, 2008

A las seis de la mañana...

Sí, sí señores, la fiesta terminó a las seis de la mañana, como se imaginarán a esta hora mi inspiración es muy precaria, entonces edité un video cortito para que vean que el efecto de la unión de las tres naciones ha sido muy positivo.

Ahí va la prueba contundente, no se vé mucho porque la luz de las velas no es demasiado apta para mi olimpus rosadita, pero se escucha y eso alcanza para comprobar el poder del Vodka y la Coca cola Zero...


video

viernes, agosto 15, 2008

El melocotón de Aragón

Hoy tenemos cena, una cena particular, seremos cuatro parejas: Español - Rusa multiplicado por tres y Argentina y Vilavellero a nuestro cargo.
Una mezcla de culturas perfumada con Vodka, Dulce de Leche y Paella, ese revuelto que en casa se estila pero con el toque soviético que enriquecerá la velada.
Me toca hacer Tiramisú, no sé si ha gustado o qué pasa, pero juro que es ha pedido del público, pensaba agregarle al café para la mezcla unas gotas de vodka, pero mi abuela decía que pan con pan comida de tontos, motivo por el cual me inclino hacia el Cardhú (ya sé que dirán es una concheta o pija) pero es el único uso que le damos en casa, y algo hay que hacer con las cosas que vienen en la cesta de navidad.
Ahora mismo este post me está saliendo un poco revolucionado, entre que me levanto y pongo el bizcocho, vuelvo y lo cuento, mis dedos de barnizan de nata, y otra vez a escribir, creo que esto no saldrá organizado, así que ahora vengo y le doy al cuento de un tirón.
Bueno, ya está, quedó estupendísimo, de pinta, ahora falta que su interior sea comestible, aún no me fío de mis habilidades reposteras...
Mientras estaba "cocinando", pasó la frutería ambulante, una señora en una furgoneta con unos altavoces de gran alcance que siempre pasa a la hora en la que preferís que no pase, llámese ocho de la mañana o tres y media de la tarde, pues hoy hizo la entrada de las tres y hemos hecho un pequeño corto titulado "Furgogirl, la frutera de los despertares", suena romántico, pero les prometo que cuando estás en uno de esos sueños bonitos, escuchas de pronto el melodioso:
- ¡Ya llegó el furgón de la fruta, melocotones, sandías y melones al mejor precio del mercado!, para la señora y el caballero el melocotón de Aragón...
Y así repetitivas veces en menor o mayor volumen, ya que como les dije, tiene gran alcance.
En fin, me fui por las ramas voy a colgar el vídeo del MELOCOTON DE ARAGON porque se me fue la inspiración, pero no la poesía jejejej.

video

Para tomar conciencia con humor

jueves, agosto 14, 2008

Mi mamá, una Heidi bonaerense en Capital




Mi mamá nació en el campo, ella es una mezcla granos de trigo y leche de vaca, perfumada con eu de toillette de Yves Saint Laurent (el perfume París la vuelve loca); una señora servicial, curiosa y muy muy amistosa (aunque ella ignora esas cualidades, cree que no le es fácil hacer amigos...)
Nació en una ciudad -Pueblo bonaerense, que se llama "Las Flores", iba a decir el año de nacimiento pero creo que se enfadará conmigo, es muy coqueta, y como no aparenta la edad que tiene, se dá el "lujo" de bajarse una década.
Yo la llamo "SOL", porque es brillante, tiene luz y la sabe explotar, no para de hacer cursos de lo que se le cruza, ella puede hacer los mejores bordados sobre paños de colores y los transforma en almohadones, modifica una cortina y por resultado le dá un vestido de fiesta, del inglés se ocupó de saber más allá del "yes",la informática es un campo que ya no la doblega y ahora, lo que le faltaba, ¡¡¡está estudiando teatro!!!.
Esto es un capítulo nuevo que en mi puta vida (que no es lo mismo que vida de puta) pensé que lo iba a ver. Me explico: ella vivió siempre queriendo ser artísta, comenzó con su voz melodiosa y afinada cantando para sus dos orejas, las canciones de Lolita Torres, coplas españolas, que le quedaban como anillo al dedo, pero tenía una vergüenza absoluta. Quemó sus ansias de ser artísta casandose con un actor, mi papá, claro está. Cuando mi papá inclino sus aptitudes artísticas a la política, nací yo, una pequeña artista en potencia y como no, cantante. Se subió imaginariamente a todos mis escenarios y transpiraba todo el recital cantando como si fuera ella.
¿Qué pasó?. Yo me vine a España y mi papá ¿quién sabe en que piso de nubes andará?; entonces a ella le renació la artista, y ahí está, haciendo obras teatrales clásicas por el barrio, sin miedos, sin fármacos jejeje, ella solita interpretando y soltándo todo aquello que siempre soñó. Me encanta, me enorgullese porque es una luchadora, una incansable de la vida.
No es porque sea mi mamá pero es la mejor la cabrona, no le tiene miedo a nada, ella es quien me metió en el pensamiento metafísico y la que me inició en eso que hoy yo le llamo "jugar a vivir". Hizo que mi vida sea más fácil y como yo quiero, que no responsabilice a los demás de mis actos y me haga cargo de ellos sin quejas, es quien desde pequeña me hizo vivir la música, disfrutarla e incorporarla a mi vida como algo vital. Es mi mamá, ¿hace falta más?...










lunes, agosto 11, 2008

Mis zapatos nuevos



Nunca me caractericé por ser demasiado ágil, elástica y resuelta para la actividad física. Desde pequeña he tenido que soportar humillaciones del tipo gimnásticas que me gané gracias a mi habilidad motora.



Mi prima, Karinita, o la Xixi como le llamamos los amigos, en cambio, era un az, ella dominaba todas las actividades que yo veía lejanas, como saltar de un tejado a otro, saltar desde la cima de los columpios al cuadro de arena, tocar un timbre y salir corriendo sin que te descubran. Yo debo decir que me limitaba a mi bicicleta verde, regalo de la tía Tere, que gracias a las clases magistrales de mi mamá Olguita, pude demostrar mi equilibrio sin rueditas en poco tiempo. Los patines, artilugios por los cuales mis dos tobillos fueron convertidos en momias gracias a mis sendas caídas (eso fue lo que ante mi traumatólogo me hizo ganar el título de Boluda).



Pero claro, la bicicleta y los patines son cosas fáciles, yo quería hacer cosas de héroes, de líder, pero tuve que poner a ivernar mis traviesas ideas ya que no tenía la capacidad física para lograrlo.



Recuerdo que un domingo, en la visita obligada a casa de la abuela de todos los tíos y primos, me fui a casa de Karinita, que vivía en la misma calle, y ahí ocurrió la historia. Me viene a la memoria un inciso que es importante para el relato ya que es parte protagónica de la historia.



Mi mamá, me había puesto mis zapatos nuevos, los de nena tipo Camper o Sknipe, esos que tienen la hebilla a un lado y la tira de cuero cruza el empeine; pues estaban radiantes, de esos que al caminar parece que vas dandos saltitos por la luna por lo mullidos y cómodos que son. Ese domingo, como iba contando, decidí hacer travesuras, y para ello mi prima Karinita era súper especial. Comenzamos la tarde de una manera light, cocinando azúcar, los hacíamos en forma de copos y nos lo comíamos como si fueran palomitas o pochoclos como los llamamos en Argentina. La tarde continuó bien, la tía Chiqui, mamá de mi prima, no nos veía porque estaba haciendo peinados de altitud con el peine de cola y la laca, es que tenía una peluquería instalada en la casa, y eso nos daba libertad de acción; así que hicimos lo que para mí fue la GRAN travesura. A la casa de Karinita se entraba por un pasillo largo que era el puente de entrada a tres viviendas, pues la segunda vivienda estaba abandonada, hacía unos años, y ese era nuestro objetivo. Como les había dicho ella era experta en saltar tejados, pero yo no. El tema era que con mis zapatos me sentía más apta para ese fin, eran tan cómodos y seguros que no le veía truco a entrar en una casa por la ventana. La cosa era que la ventana estaba a tres metros de altura y había que subir por un caño con forma de escalerita. Lo hice, llegué hasta ahí, ya me sentía la mejor, pero no había contado con el trayecto final, ese que nos comunicaba de la ventana cerrada a la que había quedado abierta para que dos mocosas pudieran husmear. Faltaba ese salto final donde entre ventana y ventana solo se veía un vertiginoso vacío de tres metros de altura.



Salté, con la bendita mala suerte que mi zapatito, ese que me trasladaba con seguridad se quedó enganchado en un alambre que salía de la ventanita de la casa abandonada. Mi prima, por supuesto, ya estaba dentro de la casa, su habilidad no fallaba nunca. No caí, por poco, me salvo el brazo fuerte de Karinita, pero mis zapatos, rallados y sucios fueron el motivo de mi penitencia de una semana dentro de casa, sin televisor ni amigos.



Me apuesto dos polos de chocolate que ustedes tienen alguna historia similar... ¿verdad?

La elegancia del erizo



La elegancia del erizo de Muriel Barbery es otro de los títulos que recientemente hemos comprado en casa vaguitos. Un libro que defiende la función de salvadora que ejerce la lectura en las personas. Mi Xavito me insistía en que lo leyera, que me gustaría y realmente, me lo he bebido de un solo trago. Sus dos personajes protagonistas se alimentan de la lectura y de la cultura para intentar sobrevivir en un entorno donde son percibidos como extraños, y hasta a veces, invisibles. El relato se halla en el número 7 de la calle Grenelle, en una zona más que pija de París. Allí "conviven" vecinos de Puturrú, como suelo llamarle a la alta gama, entre los que se encuentran un malvado crítico gastronómico, familias burguesas, altos funcionarios, hijos de papás muy muy pijos... y una señora portera. Las protagonistas son la portera y la hija pequeña de un funcionario muy importante del gobierno francés. La primera se esconde bajo el disfraz de portera casi analfabeta, iletrada diría yo, viuda, que vive con su gato y que no se mueve del sofá, salvo para regar las plantas y barrer la entrada del edificio. La segunda, pre -adolescente e incomprendida por su familia. Su hermana mayor vive únicamente pensando en la moda y en encontrar un buen marido mientras filosofa sobre la literatura en la época medieval; su madre se gasta una fortuna en la consulta del psicoanalista para olvidar sus frustraciones y su padre las ignora a las tres por completo. Renée, la portera, pasa sus días complaciendo su hambre cultural leyendo y visitando bibliotecas; hablando con su amiga Manuela que limpia en las casas de sus vecinos y reflexionando sobre la vida. Representa el papel de portera inculta para protegerse, ya que cree que una portera culta y educada puede parecer muy extraño para los ricos. Paloma, la adolescente, está asqueada con su vida. Sabe que cualquiera que la oiga pensará "pobre niña rica", pero ella realmente se siente mal por saberse incomprendida por su familia. Quisiera poder hablar con alguien de sus inquietudes. Está decidida a suicidarse y a quemar el piso de su familia para darles un escarmiento. La llegada de un nuevo inquilino, el señor Ozu, un hombre japonés de basta cultura hará que se perciban la una a la otra y las ayude a buscar la belleza en las pequeñas cosas. Está salpicada con aportaciones filosóficas, y es que la autora es profesora de filosofía, que obligan a una lectura apacible; también la cultura japonesa es esencial en la trama, tanto por la actitud zen del señor Ozu, como el gusto de Paloma por los haikus y de Renée por las películas del director japonés Yasujiro Ozu. La elegancia del erizo es una novela deliciosa, suave y dulce, para mí ha sido como beberme una buena taza de chocolate caliente con miel antes de ir a dormir.

domingo, agosto 10, 2008

que ochenta años no es nada...

Hoy me dió por el análisis, resolver intríngulis, y me vino a la cabeza la gran pregunta: "¿cuándo me dí cuenta que amaba a mi Xavito?". Lo sé, ahora lo sé, divagué un rato y pasé por los momentos más hermosos vividos con él, desde que le dediqué mi primer arroz congelado a la luz de las velas (y se lo tragó como un señor), hasta cuando agarré el bolso y le dije que me iba de casa (ahí no tragué yo jejejejej).

Pero no, el momento en qué me dí cuenta que lo amaba, y pecaré de anti-natural, porque esas cosas vienen solas, fue cuando me ví con él de viejita, cuando entre risas se me cayeran los dientes postizos en la sopa, cuando de la mano cerráramos la residencia para irnos a dormir.

El amor de abuelos, que sensible y entrañable es cuando veo a dos viejitos tomándose de las manos, con un andar más lento, pero con seguridad. Sus miradas son de "no me faltes que aún necesito mimos".

Y sí, mi xavito y yo nunca nos hemos prometido nada, ni somos una pareja de alianzas que indiquen el amor está presente, pues creo que por ese motivo me he podido imaginar con arrugas y canas, pero a su lado.


sábado, agosto 09, 2008

Música aérea

En la navidad del 2006, mi Xavito, me regaló un Ipod para que le diera uso en los aeropuertos, y no me entretenga pensando en las horas de vuelo, para que pusiera la música en el aire. A mí la música me transporta, me eleva, me arrastra, es algo que no puede faltar.

En cuanto me divorcié, allá por el año 1992, mira si tengo historia, contraje segundas nupcias con la música. A mi ex marido no le gustaba que cante en público, jamás supe si era un problema de celos o de "no quiero que brilles", pero sí, decidí que todo aquello por lo que había suspirado en silencio se convirtiera en grito, en expresión, en interpretación. Así es que me convertí en una rockola ambulante (aparato en forma de arco donde seleccionas lo que quieres escuchar) y allá donde voy en cuanto me dicen cantá, enciendo el motorcito, y me pongo en mi papel de singstar.

Comencé creyendo que la popularidad me invadiría en dos meses, inocente de míiii, luego llegó la humildad a mi puerta y me dijo:

- Nena, si no vas pronto a una academia tu garganta parecerá una huevera...

Entonces me fui a aprender, ya había estudiado a mis trece años, con Dante Gilardoni, un compositor de tangos que me hacía cantar "Perfidia" y "Baldosa floja". Ya, en mi matrimonio con la música y habiendo dialogado con la humildad, leí en el Clarín (el gran diario Argentino) un anuncio de una nueva escuela de comedia musical que instalaba mi ídola, la cantante con la que yo gritaba mañanas, tardes y noches, al compás de su cassette, Valeria Lynch; me apunté y estuve durante dos años, aprendiendo y admirando, hasta que mis alas ya habían aprendido a volar y me lancé a cantar en donde me llamaran.

He pasado por cientos de salones de fiestas, colegios, secretarías de cultura, giras, provincias, he compartido lágrimas de aniversarios, cumpleaños, bodas; jugado entre bambalinas con travestis que me vestían de plumas y pestañas postizas y me empujaban al escenario como la más atractiva de las divas. Qué disfrute, qué hechizo de hora y media me transportaba, desde que pisaba la primer tabla del escenario, hasta terminar de enrollar el último cable de mis equipos de música.

Llegada a España la cosa se apagó, y no hago responsable al país, sino que el tener que integrarme como persona no me dejaba energías para ingresar a la cantante, pero poco a poco fueron sabiendo, los que me conocen, que me gustaba ejercitar la gola, entonces y actualmente, me piden que cante en casi todas las fiestas, y eso me vuelve a elevar, siento un pentagrama encima de mi cabeza, un aire de música que me oxigena y me envuelve aún en el sitio más sombrío.

Y sí señores, Mrs. Music, me he casado con una mujer, que me embelesa y me hace sentir que aunque no brille en factor X o en operación triunfo, la ducha sigue siendo un sitio emblemático para expresarse, jejejejeje.... Amén.


jueves, agosto 07, 2008

Cuarenta velitas o una de cuarenta???



A toda la generación del 68, hago un llamado a la solidaridad: busco con suma urgencia homónimos de año que ya hayan cumplido los cuatro-cero, y que puedan certificarme que la crisis no existe, que no se presentan los canales en la cara de un día para otro y que aquello que quedaba duro y arriba de repente amanece blando y abajo.

A mí siempre me gustó cumplir años, este en especial me mantiene curiosa, decir cuarenta me suena a "ser mayor", me asusta un poco porque soy un cerebro de dieciocho atrapada en un cuerpo de cuatro décadas (casi, que hasta noviembre nada ehh), pero igual me gusta, me gustan, mis cuarenta me están atrayendo, me estoy acercando a esa edad donde según lenguas positivas, entrás en el punto G de la vida y quiero tocarlo, donde las canas dejan de ser pelos muertos, como decía una amiga de la primaria, para ser el marco de tu cara y el reflejo de la experiencia, ¡¡¡descartado que me las teñiré en cuanto aparezcan!!!, yo sigo siendo de dieciocho jejeje...

Nada, que mi cuarentena será bien recibida con una super tarta, con cuarenta velitas, o una de cuarenta, no sé, pero descarto cualquier tipo crisis mezclada con pre menopausia, a no ser que mi llamado a la solidaridad tenga respuestas y alguien me convenza de salir de mis dieciocho.

Desnudate en el mar de lo afirmativo...







Estaba pensando seriamente si la imagen es lo que cuenta.


Mi amigo Dany siempre me dice que el odia su cuerpo, que no le gusta quitarse la camiseta y dejar las lolas al aire porque siente que le cuelgan como dos merengues boca abajo (crudos claro está). Yo siempre le retruco, y me enojo con él, porque ser libre no solo implica no estar en la cárcel, los tabúes que nos solemos crear y los impedimentos que nos impartimos nos ponen entre rejas.


Con lo que me gusta a mí, la del cuerpo a dieta, desenfundar mis dos orgullos entre las rocas de mi playa y cerrar los ojos mirando al cielo, aunque ellas ya miren al suelo… Es sublime, escuchar el sonido del agua como golpea contra las rocas del muro en L, pensar que no hay nadie más y dejarse llevar… fluir, el nuevo verbo de mi cuñado Rubén, de eso ya les hablaré.


Otras veces nos encerramos entre rocas, y nos quejamos de hacerlo como si otros fueran los responsables de eso. Ayyy!!! Yo no puedo leer, no puedo mirar la tele, no puedo tirarme en el sofá, no tengo tiempo, esas quejas de bandoneón que no son más que mentiras que no decimos, como si no hubiera pruebas suficientes de que el problema es nuestro. Siempre hay un ratito para dedicarnos.


La vida es fácil, no tiene trucos, cualquier vivencia es buena si se aprende a recibirla en positivo, tan fácil como empujar las rocas que nos encontramos en la ruta y seguir el trayecto sin recordar que por patear la piedra haz roto la zapatilla. No vivamos en un tango, a desnudarse y nadar en el mar de lo afirmativo, que puedo rubricar, certificar y/o refrendar que se flota sin esfuerzo.

Los vaguitos otra vez de dieta...

Mi Xavito suele comentar, entre bambalinas, que yo por fin me he convertido en buena cocinera. Tuvo que sufrir mis ensayos de mezcladitos nominables que yo le presentaba como manjares para llegar a disfrutar hoy, según el dice, de mis empíricos platos de cheff.



He pasado por librerías, he parado más de diez veces por el sector gastronomía, he comprado libros, sin ir muy lejos, mi amiga Merchitas, la Princesa Maruja, me ha traído una colección de unos libros de una marca popular por estos lares, llenas de fotos de muy buena calidad, y recetas contagiosas; pero, a mí se me ha dado por el invento, estoy en un período creativo profundo y necesito abarcar la cocina y sumergirme en un mundo de especias, harinas y verduras.




Explico esto para pasar al motivo que nos importa: Los vaguitos estamos haciendo dieta nuevamente, y qué pasa??, que busco todas las formas posibles de no cocinar un huevo frito con picatostes encima. Mi mundo era una calabaza, diez calabacines, docenas de tomates, y centenas de hojas de lechuga, hasta que se convirtió en "Karabasuá", "Tarta de calabacín", "Gran ensalada tibia Vaguitos", y un montón de recetas "única vez" que acompañan nuestra dieta y enmascaran la palabra con la creatividad.






Debo reconocer que la semana pasada he preparado un tiramisú con la gloriosa receta de mi compañera de trabajo Juanita; ella cocina muy bien, doy fé, porque he probado su culinaria y tengo que decir que es buena buena, igual que el tiramisú que me recomendó. Bueno, a veces las dietas se cortan cuando uno tiene que ir a casa de amigos y comer un arroz negro, jejej... no podía ir con las manos vacías, sabrán comprender.




Lo cierto es que la dieta me mantiene en mi super peso, he bajado tres mil doscientos gramos (a qué parece más?), pero la idea es quintuplicar esa marca.



El deporte también hace, las diez escaleras de ocho escalones cada una que subimos y bajamos a diario varias veces nos moldean y endurecen, claro está, en mi imaginación porque tampoco se nota a la vista. Con lo que me cuesta llegar a la cima de mi casa y que no se note, es para llamar al Sr. Otis o Schindler y que nos instale urgente un remedio para esta causa, paso de seguir subiendo escaleras para adelgazar y que esos dos se rían de mí . El deporte, decía, es fundamental, nadamos dos veces al día en nuestra piscina marina y hacemos abdominales acuáticos, pero yo sé que si al salir de la playa tenemos que pasar obligadamente por Kanne Café a comprar el pan, la cosa no tiene efecto, motivo por el cual estamos intentando evitar la panadería, aunque mi Xavito suele decir: "noooo, es para las tostadas del desayunoooo, tranquilaaa".



El a las siete de la mañana ya bajó a sacar a los niños a hacer pipí (y popó), se ha dado su baño marino y ya se está pasando el factor 50 para volver al ataque, eso de ponerse la crema es una señal para decirme que me vaya a poner el bañador (no bikini), como comprenderan, y ¡¡al agua, que ya es hora!!, así que a por mi modelito y mañana más...

miércoles, agosto 06, 2008

Benicassim de nit

video

Vacaciones en el mar...

Estamos de vacaciones, casa vaguitos está inundada de sonidos con aroma a aceite de coco. Una patata que hace splash en la piscina de los apartamentos vecinos, las chicharras acaloradas que cantan sin desafinar, platos y cubiertos que hacen la sinfonía de las terrazas, nuestro fondo chill out que ameniza y le dá la armonía a todos los demás instrumentos.

Acabamos de comer, son las tres de la tarde y todos acordes suenan a siesta, mi xavito, mi respetado "hombre tumbona" disfruta con una sonrisa en la cara de las palabras de Agatha Christie, uno de los siete u ocho libros que se agenció para su período vacacional. Dá gusto verlo, frunce el ceño y cada tanto se le escucha un inspirar profundo y cuando pasan unos minutos con silencio veo como los párpados se le han caído. Disfrazó a su tumbona con tres toallones de colores diferentes porque dice que le acunan mejor su cuerpo acalorado, manías curiosas.


Dani, uno de mis hijos caninos, descansa bajo mis pies, con su cara de velador ambulante. Es que se hirió la cabeza y para que no se rasque su pediatra le puso un collar isabelino. Diego, mi otro hijoperro, está acostado a mi ladito, en el sofá, con las patas para arriba para que lo rasque.


En fin, esta casa emana placer, de cuando en cuando, mientras escribo, puedo saborear el mar que parece acariciar mi portátil por detrás, es todo muy apacible.


Estuve buscando unas fotos en el ordenador de mi vaguito, pero es una misión imposible, logro traer unas cuantas que no son las que pondría junto a este post, corto post, pero gráfico post. Bueno, pongo la que más grafique este momento...


martes, agosto 05, 2008

Versión de Orsai en papel


El próximo 1ª de julio, por fin, las librerías argentinas tendrán una versión de Orsai en papel. La tapa es la que están viendo a la izquierda, donde se observa a un pobre toro ibérico sodomizado por una vaca argentina mimosa (ampliar).

La fantasía de todas!!!!!



La fantasía de todas!!!
Mis dos amores universales juntos, el sueño de cualquiera!!!!!. Sí, se han juntado dos grandes y una pequeña que se aprovecha de ellos, bebiendo el mejor exprimido de amor imaginable. Mis dos amigos amores, mi Xavito y mi Danito, y sé que habrá problemas de cartel por esto, pero no importa, ambos lo entenderán.

El viaje de Dany, el viaje de tres amigos que se aman como muchos desearían, amor desinteresado, amor sin fronteras y aunque sé que suenan frases hechas, me pregunto, adónde tengo que firmar para certificar que es verdad.
Ha venido Dá a España, a mi casa, a conocer cómo es mi mundo aquí, en el exilio más sorprendente, apasionante y feliz que podía imaginar. Y sí, lo conoció, creo que ha entendido todos los por qué que traía en su maleta, ha comprendido, por eso sus valijas se fueron vacías de por qués y llenas de pimentones y longanizas.

Ha conocido la terraza de mis cenas con velas mirando el Mediterráneo, ha comprobado que la pintura cambia todos los días del año, desde los más verdes de botellas con mensajes a los grises más azulados.

Partimos para Italia, una tierra llena de arte vivo, emocionalmente la tierra de mis raíces, la de las intrigas, la de las esperas de pasaportes, la de las mentiras piadosas para conseguir una partida de nacimiento del nono querido.

Cómo expresar la belleza que mis retinas se trajeron consigo, cómo explicar los colores con ojos de lágrimas, cómo contar los sabores cuando se mezclan con las especias del corazón, cómo decir las palabras aprendidas en un idioma conocido pero lejano, alguien dijo hace muy poco una palabra que me gustó "IN NOMINABLE".

Han sido días de paseos en un Fiat Punto flamante con olor a "sintocar" que mostró desde la Milán de la Moda hasta la Venecia del Romanticismo, días de bicicleta por il fiume Adda que hizo que mis sentidos se agudicen al punto máximo.Verdes húmedos, palacios, castillos, ARTE, ARTE,ARTE!!!! y todo eso, repito, sazonado con la mezcla del azúcar de tres amigos que solo supieron pasarlo de maravilla.

Me ha encantado, tal vez tendría que contarles todos los sitios donde hemos estado, pero describir cada uno llevaría mucho tiempo, y para eso está internet, Manuel Vicent y Javier Reverté, yo humildemente sólo describiré los nombres: Crespi D´Adda, Bergamo, Milano, Seveso, Lecco, Lago di Lecco, Sárnico, Lago d´Isseo, Commo, Lago di Commo, Lago di Garda, Menaggio, Bellaggio, Lugano (Suiza, una escapadita), Venecia, y algún sitio más que se me olvidará. Y por supuesto, con la mejor compañía que se pueda pedir.

Que tendría que expresar más mis sentimientos en este post??... Creo que no hace falta.